Los fenómenos naturales y la industria de los Seguros

0
123

ESTADOS UNIDOS – Veinticinco años han pasado desde que el huracán Andrew rugió en tierra firme en La Florida como un huracán de Categoría 5. El fenómeno meteorológico catalogado como el más ‘devastador’ de la era moderna, se convirtió en uno de los eventos que definen la historia de la industria de los Seguros en Estados Unidos.

En 1992, Andrew destruyó más de 25.000 viviendas, dañó a más de 100.000 personas y causó daños por el orden de los 26.500 millones de dólares, de los cuales sólo 15.500 millones de dólares fueron cubiertos por las empresas de Seguros.

La caída de Andrew y su eventual impacto en la industria de los Seguros conllevó a una revisión del modelo de catástrofe, y fue la tormenta que ayudó a modelar los modernos arquetipos de catástrofes actuales. A pesar de estas mejoras, así como el desarrollo de planes de Seguros innovadores para proporcionar la cobertura más completa a los tomadores de una póliza, la brecha de protección persiste y, lamentablemente, se ha ampliado con el tiempo.

Un nuevo informe de Swiss Re, “Huracán Andrew: Los 32 kilómetros que salvaron a Miami”, utilizó un modelo de estimación de daños para evaluar dos escenarios clave: ¿Cuál sería el impacto de Andrew hoy y qué pasaría si la tormenta llegara 32 kilómetros al norte, directamente sobre Miami?

¿Cuán importante podría ser la pérdida?

El Condado de Miami-Dade ha visto un auge de la población de más del 35% y un enorme crecimiento en los valores de las propiedades y la concentración de activos desde 1992.

La misma tormenta de hoy podría causar una pérdida económica estimada entre 80 y 100.000 millones de dólares, de los cuales sólo 50 a 60.000 millones de dólares estarían cubiertos por las compañías de Seguros, dejando un déficit significativo que los contribuyentes y el Gobierno deberán compensar.

Sin embargo, las pérdidas pálidas en comparación con las asociados, en caso de enfrentar nuevamente a un fenómeno con un fuerte potencial destructivo sobre Miami, serían cuantiosas.

Se estima que las pérdidas, en este caso -Andrew-, podrían ubicarse entre 100 y 300 millones de dólares, lo que lo convierte en el desastre natural más costoso jamás visto en los Estados Unidos. Sólo USD 60-180 millones de dólares estarían cubiertos por el mercado de los Seguros privados, dejando un enorme déficit en la financiación para reconstruir.

“El huracán Andrew provocó enormes pérdidas en La Florida y es una preocupación real pensar en lo que ocurriría si una tormenta como Andrew llegara hoy a la región”, afirmó Marla Schwartz, especialista en riesgos atmosféricos.

En todo caso, cabría preguntarse si una tormenta u otro fenómeno natural de gran magnitud como Andrew golpeará de nuevo a La Florida, qué trabajo deberán efectuar las autoridades y las aseguradoras para mitigar los daños.

Con información de Swiss Re

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario