Conozca las ventajas de los seguros para organizadores de eventos

0
120

MÉXICO – Empresas, particulares, asociaciones y agrupaciones organizamos eventos, bodas, fiestas, presentaciones de productos, congresos y quedadas. Sin embargo, en la actual sociedad de servicios en la que vivimos, hay personas y empresas que han hecho de la organización de eventos su actividad profesional.

Ciertamente el concepto de organización de eventos es amplísimo. Desde organizar excursiones, conciertos, actividades deportivas, congresos, bodas, intercambios internacionales de estudiantes, concentraciones de coches o motos, y así hasta donde nos de la imaginación.

Por un lado muchos de los eventos se realizan en el espacio público y ya es norma cuasi obligada por parte de los ayuntamientos el imponer la contratación de un seguro de responsabilidad civil para poder realizar el acto, festejo, presentación. Cuando se trata de espacios privados, son los propietarios de los locales los que imponen dicha contratación, por posibles daños al local.

A tal punto se está extendiendo la obligatoriedad, que no solo se impone al organizador. Por ejemplo, es cada vez más habitual que si participan un músico, un grupo musical o un mago se le obligue a tener su propio seguro.

¿Seguro por evento o seguro anual?

Realmente no hay una respuesta única. Si son pocos eventos, puede interesar hacer seguros por evento, para así poder imputar el coste a cada acto. Pero si se organizan de forma regular, aunque sea por temporadas, sale más económico un seguro anual y bastante más cómodo de gestionar.

Existe alguna opción en el mercado que permite adquirir en un solo seguro, la responsabilidad civil y el seguro de accidentes, lo cual es especialmente interesante para todo lo relacionado con menores como campamentos, excursiones y/o actividades deportivas, torneos de fútbol, tenis, baloncesto.

Sin embargo, si se trata de una actividad profesional, es indudable que el seguro anual es la mejor opción, por coste y por comodidad, sin tener que depender de las circunstancias concretas de cada evento.

¿Seguro básico o seguro completo?

El seguro que se ofrece habitualmente en el mercado solo cubre los daños materiales y/o personales que se puedan producir durante el evento y que sean responsabilidad, directa o indirecta, del organizador. Esto es lo básico y esencial que se debe tener.

Sin embargo, una buena cobertura debe abarcar también errores y omisiones que produzcan un daño económico. Un ejemplo práctico de ello es el siguiente caso: hace unos dos años se organizó en una importante capital de provincia un encuentro de temática manga que duraba tres días.

La popularidad del evento generó visitantes de toda la comunidad con sus desplazamientos, alojamientos, reservas. Por un fallo en la organización, se superó el aforo hasta el punto de tener que intervenir la policía nacional.

El resultado fue que personas que tenían entrada no pudieron entrar, gente que estaba dentro y había salido a fumar no pudieron volver y aficionados que se había desplazado, muchos desde bastante lejos, no pudieron comprar su entrada.

En este caso no se produjo ningún daño material ni personal, pero si importantes daños económicos a un gran número de personas y el siniestro alcanzó varios miles de dólares.

En resumen, independientemente de que en una gran mayoría de casos es un seguro obligado, si es un profesional del sector le conviene comprar un seguro anual para cubrir cualquier contingencia, ya sea material, personal o económica. Hasta el evento más sencillo puede acabar generando una reclamación y, de entrada, deberá afrontar los gastos de defensa e importantes indemnizaciones.

Fuente: El Financiero, Expansión

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario