Alesia Rodríguez Pardo: Una mujer con convicción

0
203

VENEZUELA – Sus familiares, amigos y equipo de trabajo la definen como una mujer profesional, familiar y con convicción, porque al plantearse cualquier objetivo no solo lo logra, sino que siempre va en búsqueda de la excelencia. Es una de tantas mujeres venezolanas luchadoras, que busca día tras día, colocar su granito de arena para tener la Venezuela que todos los ciudadanos anhelan.


pionera en el país y en Latinoamérica en levantar data sobre los riesgo en sectores de bajos ingresos que pudieran ser asegurados sustentablemente y la demanda que podrían existir por estos productos y servicios de seguros


Hablamos de Alesia Rodríguez Pardo, Presidenta Ejecutiva de la Cámara de Aseguradores de Venezuela (CAV), desde el año 2009 hasta la actualidad, con una amplia formación profesional y académica. Es licenciada en Ciencias Administrativas, egresada de la Universidad Metropolitana, Maestría en Administración de Empresas (MBA) de la Universidad de Columbia en Estados Unidos, Maestría en Administración y Políticas Públicas (MPA) de la Kennedy School of Government Universidad de Harvard, y Maestría en Economía de la Universidad de Brown en Estados Unidos.

En el año 1994, regresa al país para incursionar en el área financiera del sector público, en momentos de plena crisis bancaria en Venezuela. Más de 6 años en instituciones como el Fondo de Garantía de Protección de los Depósitos Bancarios (FOGADE), Ministerio de Hacienda, Fondo de Inversiones de Venezuela y el Banco Central de Venezuela, pudo entender más como la economía y las finanzas son importantes, tanto para el ciudadano de a pie, como para el desarrollo sustentable del país, elementos que requieren de una sinergia virtuosa entre el sector público y privado con consciencia social.

Esta experiencia ratifica su convicción de que la formación financiera y económica que obtuvo, son para ella herramientas que sirven para concentrar su pasión en el desarrollo social sustentable como objetivo primordial.

Su forjamiento como profesional fue permitiendo que se abrieran nuevas puertas como asesora en temas de políticas públicas y seguridad social, además de consultora en las áreas de gerencia estratégica y microfinanzas, particularmente en iniciativas privadas con vinculación en políticas públicas y responsabilidad social.

Su inquietud en estos temas ya había arrancado cuando hizo su tesis de grado de la Universidad Metropolitana sobre la Reforma de Pensiones, tema ampliamente debatido en Venezuela para aquella época, donde tuvo como tutor de tesis a un alto y prestigios ejecutivo del sector asegurador venezolano quien también fue su profesor en la universidad. Allí, comienza a involucrarse y su pasión con el sector asegurador, principalmente al ver la brecha de protección de seguridad social entre la población laboralmente activa y la economía informal, interés que continuó a lo largo de su experiencia cuando trabajo para el sector público.  Desde entonces siempre ha estado vinculada con el sector asegurador.


En 2009, tras  tres años apoyando a la CAV como asesora en el área de microseguros le ofrecen el cargo de Presidenta Ejecutiva de la CAV


Es así como para el 2006, su interés por las poblaciones de bajos ingresos fue el trampolín que la impulso a participar más activamente dentro del sector asegurador, por lo cual emprende su camino como asesora de la CAV, y a liderar investigaciones y la promoción sobre la importancia de los microseguros en América Latina  y en Venezuela.

En ese mismo año, la línea de investigación que ella llevaba coincidió con la visión que la Cámara de Aseguradores de Venezuela quería desarrollar sobre la atención a los sectores de bajos ingresos o base de la pirámide; por lo cual la CAV decide patrocinar a partir del 2006 el desarrollo de la investigación de ella que se denomino como la Iniciativa “Seguros al Alcance de todos”, con la publicación de su primer libro titulado: “Bases para seguros al alcance de todos” (2007), el cual recopila aspectos estratégicos del sector seguros para luchar contra la pobreza en Venezuela; y para 2008, plasma nuevamente su investigación en una segunda publicación llamada “Seguros al alcance de todos: estudio de las necesidades de aseguramiento de la población de bajos ingresos en Venezuela”, pionera en el país y en Latinoamérica en levantar data sobre los riesgo en sectores de bajos ingresos que pudieran ser asegurados sustentablemente y la demanda que podrían existir por estos productos y servicios de seguros.

A la par de estas iniciativas, Rodríguez Pardo continuó su camino de asesorías nacionales e internacionales, así como en el área académica, trabajó en el Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), en el área de innovación académica, escuela de negocios en la cual es actualmente profesora invitada en el área de gerencia con  vinculación a políticas públicas y responsabilidad social.

En 2009, tras  tres años apoyando a la CAV como asesora en el área de microseguros le ofrecen el cargo de Presidenta Ejecutiva de la CAV, bajo una estrategia de renovación, modernidad y mayor dinamismo del rol gremial en el sector seguro. Su formación y experiencia en políticas públicas y también en el sector privado, fueron muy pertinentes para asumir este nuevo reto, por lo cual, no dudo en aceptar este compromiso de renovar la organización gremial, y de dar cumplimiento a los ejes estratégicos de la CAV: Representación y defensa del sector, formación e información, y  a los cuales se le añadió un cuarto eje estratégico, “Seguros al Alcance de todos”, teniendo siempre como norte la equidad, responsabilidad y la continua búsqueda de nuevas oportunidades de aseguramiento para toda la población venezolana.

Ante tal presentación, la protagonista de esta historia compartió con el equipo de Macroeconomia.com, parte de su vida personal y profesional, además de cómo ha logrado avanzar, desempeñando un puesto de liderazgo y participando en la  toma de  decisiones estratégicas importantes, sin abandonar, lo que ella denomina su “esencia femenina”.

¿Cuál es la clave del éxito?

Siempre he creído que el éxito es relativo, no tiene que ver solo con el aspecto profesional, pero en todo caso en la receta del éxito creo hay un ingrediente común sin duda alguna, y es ponerle pasión a lo que haces porque es el punto de partida de todo lo que logramos en nuestras vidas, es más que una misión de vida salir de la zona de confort, entendiendo que en un mundo globalizado, el crecimiento y la comodidad no pueden coexistir, por eso debe retarnos a hacer cosas distintas, para poder crecer obteniendo nuevas habilidades y destrezas necesarias para ir encaminados al logro.

A mí, por ejemplo, el haberme retado a mi misma a aprender a bucear, a hacer montañismo, como recientemente hice en la Patagonia Chilena, entre otras actividades que comparto y disfruto en pareja, en familia, y con amigos, me permitieron superar miedos, descubrir nuevas capacidades, salirme de mi zona de confort, vencer circunstancias y además tienen un componente que profundiza el diálogo espiritual interno que siempre ayuda al crecimiento espiritual y personal, lo cual permite avanzar cuando nos proponemos objetivos personales y superarnos a nosotras mismas.

¿Ser mujer la ha limitado en una sociedad abiertamente machista?


“No tenemos porque desconectarnos de nuestra “esencia femenina” que nos nutre y desborda de manifestaciones de vida, ni cortarnos las raíces del hermoso rol femenino para ser libres”


En lo absoluto, las limitaciones forman parte de la vida diaria y es responsabilidad de cada persona superarlas. Sabemos que existen elementos influyentes relacionados con el entorno, pero es una cuestión de actitud, entender y saber que los logros deben ser luchados y cosechados, y que con honestidad y trabajo duro se puede salir adelante sin ningún tipo de problema, siendo hombre o mujer.

Muchas veces se confunde el ser feminista con la agresividad y no se entiende el concepto de asertividad, porqué parte de ser asertiva no es ser ni ‘mandona’, ni masculina, sino es encontrar, cultivar y desarrollar tu voz, porque puedes comunicar con firmeza y voz lo que piensas sin perder tu “esencia femenina”. Eso a algunas personas le cuesta entender o lograr, pero allí considero que radica la diferencia principal entre las feministas de antes, más queriendo igualarse al hombre en todo, con las feministas actuales, grupo en el cual me incluyo, en el que ser mujer no implica perder tu identidad ni actuar como un hombre para lograr con efectividad logros profesionales.

Como dice Melinda Gates: “Una mujer con voz es por definición una mujer fuerte. Pero la búsqueda para encontrar esa voz puede ser muy difícil”.  Sin embargo, hay que encontrar nuestra voz  y saber que no siempre a todos les gustará, pero expresarla con respeto y con bases de conocimiento firmes son más poderosas que los títulos, cargos o posiciones que tengas, no importa que tan masculino sea tu entorno laboral, y puedo decir sinceramente que en el sector seguros me he encontrado puros caballeros.

¿Considera que su posición actual ha marcado una diferencia en lo personal?

El trabajo y el desarrollo profesional te dan aprendizajes que te sirven en la vida y viceversa, pero siempre es bueno alimentarse internamente. Trabajar con uno mismo, conocerse cada día más en las cosas positivas y no tan positivas, es  lo único que te permitirá avanzar.

Tampoco hay que castigarse si se observa algo que puede ser mejor, es preferible enfocarse en mejorarlo y no en lamentarte mucho en ese momento. Nada es estático… eso es lo bonito, es necesario cuidar mucho el diálogo interno, en especial las mujeres, porque nuestras intensidades si nos las canalizamos productivamente nos paralizan ya que siempre hay muchas presiones y voces, pero la voz interna es la más certera para avanzar en un mundo dinámico y ante los retos de equidad de género.

De mi experiencia he aprendido que es importante tener un balance entre el trabajo y lo personal, los cuales son equilibrios distintos para cada persona, porque ser adicto al trabajo no ayuda, más bien te castiga tarde o temprano, y al final ser responsable con tu trabajo y comprometida con pasión a la vida es lo mejor y más enriquecedor.

¿Ha aumentado su autonomía personal y económica?

El desarrollo en el ámbito laboral de alguna u otra forma siempre lleva al crecimiento personal, porque ambos caminos deben ir de la mano. No hay porque competir con la esencia masculina, ni asumir roles masculinos para sentirnos más fuertes y capaces profesional o personalmente. En los últimos tiempos en nuestra sociedad se ha registrado una tendencia en ascenso entre las mujeres de volvernos “autosuficientes” y prescindir de relaciones de pareja sanas y amables, de querer “hacerlo todo” a competir en vez de compartir, y eso en el fondo es una actitud que más bien nos debilita ante los demás y ante nosotras mismas.

No tenemos porque desconectarnos de nuestra “esencia femenina” que nos nutre y desborda de manifestaciones de vida, ni cortarnos las raíces del hermoso rol femenino para ser libres. Ciertamente ser económicamente independiente me otorga libertad, pero mi concepto de liberta va mucho más allá de autonomía financiera. En cuanto a lo económico, lo que tengo lo he trabajado con mucho esfuerzo, siendo el resultado de todo lo que he cosechado durante años.

¿Podría decirse que es usted una mujer ‘target’?

En general odio las etiquetas, pero si me preguntas he adaptado mi femineidad al mundo empresarial, (carcajadas) ¡completamente!, la apariencia vale, no tanto en cómo te vistas (pero ojo con eso, depende en que industria estás), sino en cómo te manejas y presentas como profesional y persona. Para ello es clave saber cuándo se está en el rol profesional y cuando en el personal, porque uno en el trabajo es la imagen institucional hacia dentro y hacia fuera, una responsabilidad que se debe asumir con respeto.

Es un orgullo ser mujer y eso hay que hacerlo sentir, en ocasiones, cuando hay reuniones en las que la mayoría de los presentes son hombres, uno debe sentirse con mayor firmeza y entusiasmo en representación del género.

Es importante tomar en cuenta que como mujer no importa cuán joven seas o qué edad tengas siempre tienes la capacidad de aportar y de traer algo nuevo a la mesa, haciéndose con convicción y seguras de la formación que se tiene, pero con la mayor humildad posible y apertura a conciliar diferencias. Las mujeres profesionalmente debemos trabajar más aliadas entre nosotras, no olvidar el “mentorship”, cultivar la solidaridad y complicidad entre mujeres y sobre todo no olvidar la importancia de ser mujeres capaces sin menospreciar a los hombres.

¿Considera usted que las mujeres pueden aportar otro punto de vista que antes no estaba presente en el ámbito corporativo?

Como todo en la sociedad ha habido cambios, también ocurre en el ámbito laboral corporativo y por supuesto las mujeres siempre contamos con buen gusto (carcajadas), además de buenas ideas, quizás somos mucho más creativas por nuestro rol de vida. En mi caso, me gusta innovar y avanzar en cada una de las cosas que me propongo.

No me gusta lo común, lo de siempre, por el contrario, aunque soy gran defensora de la institucionalidad y de seguir ciertos parámetros establecidos, soy una convencida de que hay que crear, y por eso me identifico con convicción en lo que hemos desarrollado desde la Cámara de Aseguradores de Venezuela, que más allá de la defensa y protección del sector, buscamos innovar en formación, información y en que las personas puedan entender la verdadera importancia de estar asegurados.

Como actor de una institución ampliamente conocida y como público objetivo, ¿considera usted que juega un papel primordial en las comunicaciones empresariales?


“Tú trabajo debe siempre hablar por ti, pero no dejes de hablarte a ti misma en positivo”


Soy fiel creyente que “el lenguaje no es inocente” y es un mantra de vida que cultivo y he aprendido en el tiempo. En todos los equipos siempre debe haber líderes y estrategias para concretar los objetivos que se planteen, en mi caso, por mi cargo formo parte del equipo que crea las estrategias y además se encarga de que se cumplan a cabalidad, procurando también la flexibilidad de acción que requiere un entorno tan cambiante como el venezolano. Es así como este proceso nos lleva a las comunicaciones internas y externas, que en realidad son nuestro día a día, por ende comunicar las cosas que ocurren y saber cómo hacerlo, forman parte de un talento que vas desarrollando con el tiempo cuando estás en una posición estratégica.

Por las responsabilidades inherentes al cargo que ocupo si tengo que jugar un papel protagónico a la hora de comunicar. Por ello, entre unos  de mis mensajes que siempre le recuerdo a mi equipo de planta es la conocida frase  “Lo que no se comunica no existe” pues no basta hacer, hay que comunicar, explicar y promover las acciones que se hacen y las razones para hacerlas porque muchas veces no son fáciles, pero cultivando empatía se construyen aliados.

¿Cuál es el mensaje para todas esas mujeres que quieren incursionar en el mundo empresarial, y quizás tienen algún temor por el hecho de ser mujer”?

Tú trabajo debe siempre hablar por ti, pero no dejes de hablarte a ti misma en positivo sobre tu esfuerzo, tus logros, tus fortalezas, y darte a ti misma una palmadita, sin ser propagandista de tus habilidades o logros.

En pleno siglo XXI, muchas barreras en cuanto al género se han acabado y es nuestro momento, el momento de ser protagonistas de las historias y ejemplos que aporten así sea un grano de transcendencia, de las cuales nos vamos a enorgullecer en el futuro y aportar al legado de evolución femenina integral en la que es clave estar bien preparadas, y que el logro no es solo por ser mujer.

¿Posee alguna cuenta personal en redes sociales en la cual las personas interesadas puedan ver sus opiniones?

¡Claro que si!, como todo proceso de cambio me ha tocado aprender a incursionar en esos medios, aunque tímidamente, porque entiendo que forma parte importante de un mecanismo de comunicación moderno. Mi cuenta personal de Twitter es  @alesiarodriguez 

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario